Los primeros síntomas de una demencia tienen que ver con cambios de la memoria, humor, personalidad, con dificultad para concentrarse, resolver problemas y demás características del comportamiento que desarrollaremos a continuación.

Cambios de memoria

Cambios de memoria que dificultan la vida cotidiana, especialmente en las etapas tempranas, es olvidar información recién aprendida. También se olvidan fechas o eventos importantes, preguntando repetidamente.

Cambios de memoria que dificultan la vida cotidiana, especialmente en las etapas tempranas, es olvidar información recién aprendida. También se olvidan fechas o eventos importantes, preguntando repetidamente.

Los cambios normales de la edad pueden ser olvidarse de vez en cuando de nombres o citas pero acordándose de ellos después.

Cambios en el humor o la personalidad

El humor y la personalidad pueden cambiar. llegando a ser confundidas, deprimidas, temerosas o ansiosas, pudiendo enojarse fácilmente en diferentes lugares.

Un cambio normal de la edad seria desarrollar maneras muy específicas de hacer las cosas y enojarse cuando la rutina es interrumpida.

Dificultad para resolver problemas

Puede haber cambios en la habilidad de desarrollar y seguir un plan o trabajar con números. Pueden tener dificultad en seguir una receta conocida o manejar las cuentas mensuales. Pueden tener problemas en concentrarse y les puede costar más tiempo hacer cosas ahora que antes.

Dificultad para desempeñar tareas habituales

A menudo se les hace difícil completar tareas cotidianas, tales como llegar a un lugar conocido, administrar un presupuesto en el trabajo o recordar las reglas de un juego muy conocido.

Desorientación de tiempo o lugar

A menudo se olvidan las fechas, estaciones y el paso del tiempo. Pueden tener dificultad en comprender algo si no está en proceso en ese instante. Es posible que se les olvide a veces dónde están y cómo llegaron allí.

Un cambio normal no relacionado con demencia es por ejemplo confundirse sobre el día de la semana pero darse cuenta después.

Dificultad para comprender imágenes visuales

Pueden tener problemas para leer, juzgar distancias y determinar color o contraste. Con respecto a la percepción, es posible que pasen por un espejo y piensen que alguien más está allí con ellos.

Lo normal relacionado con la edad son los cambios por trastorno visual como cataratas.

Problemas con el uso de palabras en el habla o lo escrito

Pueden tener problemas en seguir o participar en una conversación. Es posible, también, que paren en medio de conversar sin idea de cómo seguir o que repitan mucho lo que dicen. Puede ser que luchen por encontrar las palabras correctas o el vocabulario apropiado o que llamen cosas por un nombre incorrecto.

Colocación de objetos fuera de lugar

La persona suele colocar cosas fuera de lugar y se les puede perder cosas sin y a veces, es posible que acusen a los demás de robarles. Esto puede ocurrir más frecuentemente con el tiempo.

Lo normal para la edad sería de vez en cuando, colocar cosas en un lugar equivocado.

Disminución del buen juicio

Pueden experimentar cambios en el juicio o en tomar decisiones. Por ejemplo, es posible que regalen grandes cantidades de dinero a las personas que venden productos y servicios por teléfono. Puede ser que presten menos atención al aseo personal.

Pérdida de iniciativa en el trabajo o en actividades sociales

Pueden empezar a perder la iniciativa para ejercer pasatiempos, actividades sociales, proyectos en el trabajo o deportes. Es posible que tengan dificultad en entender los hechos recientes de su equipo favorito o en cómo ejercer su pasatiempo favorito.

Un cambio normal para la edad es estar a veces cansado de las obligaciones del trabajo, de familia y sociales.
Entonces, ante un familiar que experimente uno o varios signos o síntomas antes descriptos se puede sospechar que estamos en presencia de Alzheimer u otra demencia por los cual consultar con un médico en especial con neurólogo o psiquiatra.