Rinitis

Síntomas


Nariz tapada, moco tipo agua de la nariz, estornudos. –


La rinitis se define se caracteriza por congestión nasal, rinorrea (salida de agua por la nariz), estornudos, prurito y/o rinorrea posterior (salida de moco o secreción acuosa que sale de las fosas nasales y vayan para atrás hacia la garganta. Se puede acompañar de síntomas de ojos, oídos y garganta (picazón y secreción). Puede coexistir o complicarse con otras enfermedades respiratorias cómo sinusitis, asma u otitis media. La más común es la rinitis alérgica.

Las causas de rinitis pueden ser:

Rinitis infecciosas: pueden ser virales o bacterianas.

Rinitis alérgica :se diferencian en estacionales y perennes.

Los alergenos son generalmente, excluyendo las ocupacionales, inhalantes domésticos, especialmente ácaros, epitelio de animales (gatos, perros, caballos, roedores, aves, etc), esporas de hongos y pólenes. En las intermitentes es más común la alergia a pólenes y esporas de hongos, mientras que las persistentes son debidas a ácaros y animales domésticos. Los síntomas que sugieren causa alérgica son picazón, en ojos, nariz, paladar y oídos, estornudos y salida de agua por la nariz.

Rinitis ocupacionales: Son desencadenadas en respuesta a un agente presente en el lugar del trabajo. Pueden causarla animales de laboratorio, maderas, látex y agentes químicos entre otros.

Son desencadenadas en respuesta a un agente presente en el lugar del trabajo. Pueden causarla animales de laboratorio, maderas, látex y agentes químicos entre otros.

Rinitis no alérgicas ni infecciosas

Las rinitis pueden ser inducidas por medicamentos muy diversos, cómo aspirina muy diversos, cómo aspirina

Abuso de vasoconstrictores típicos (ejemplo gotas nasales)

Rinorrea purulenta (salida de moco purulento por nariz) y dolor en la cara se puede pensar en diagnostico de sinusitis.

CONDUCTA A SEGUIR:
1.- Evitar factores desencadenantes:
Es fundamental evitar los factores desencadenantes, como medicamentos, irritantes o alergenos. En las sustancias desencadenantes de tipo profesional, hay que plantearse medidas de protección y en casos severos el cambio de actividad.

Evitación alergenos: ácaros, animales, polen, etc.

2.- Tratamiento farmacológico

Los Antihistamínicos orales son principalmente eficaces en el control de los estornudos, picor y rinorrea, con escaso efecto sobre la obstrucción nasal. En el momento actual se emplean principalmente cetirizina, fexofenadina, loratadina.

El uso de descongestionantes tópicos, tipo nafazolina, oximetazolina, fenilefrina entre otros, pueden ser útiles en un principio en el control de la obstrucción y rinorrea, pero presentan el efecto creciente de rebote y dan lugar a una rinitis medicamentosa en un uso prolongado de más de 7 a 10 días, por lo que su uso debe quedar limitado a los primeros días.