Golpe de calor

Síntomas


dolor de cabeza,decaimiento,nauseas, vómitos –


Los síntomas de cara colorada y caliente asociado a dolor de cabeza (generalmente en la frente), nauseas, calambres musculares y decaimiento puede deberse a un golpe de calor pero para pensar en ello si o si tiene que tener un antecedente previo de haber estado en un lugar muy caluroso con temperaturas elevadas, expuesto o no al sol en forma prolongada.

Los síntomas van a depender del tiempo de exposición al calor y de la resistencia de cada persona y de la edad (los niños pequeños y los ancianos son los más predispuestos). Y la sintomatología puede ser por ejemplo desde un simple decaimiento y cefalea leve hasta nauseas vómitos marcado decaimiento, fatiga, calambres, mucha sed, deshidratación y malestar general, incluso en casos muy graves en personas debilitadas se pueden tener convulsiones.

El comienzo de los síntomas se produce algunas horas posteriores al intenso calor soportado y será más rápida o demorará más dependiendo del estado previo de hidratación, la edad, el mayor grado de temperatura, la mayor cantidad de tiempo y si además realizá esfuerzo físico.

Prevención:

– Evitar la exposición prolongada al sol sobretodo en las horas del mediodía y primeras horas de la tarde.

– Evitar lugares de excesivo calor aunque no haya exposición al sol.

– Beber líquidos frescos frecuentemente ( cada media hora aproximadamente no esperar a tener sed para hacerlo)

– No usar un gorro mojado sobre la cabeza (favorece el golpe de calor))

Conducta a seguir:

– reposo en un lugar fresco y a la sombra.

– hidratación mediante sorbos de bebida fresca, preferentemente agua.

– en casos de sensación de ahogo la posición es en un a cama semisentado.

– colocar una toalla mojada sobre la cabeza.

– y consulta al médico sobre todo si son ancianos, niños o si la persona tiene una condición previa de salud delicada.

Recomendaciones

Es la respuesta del organismo a una agresión producida por el calor, sus causas pueden ser la acción directa y prolongada del sol en el organismo, especialmente en la cabeza. Si no se trata a tiempo puede ocasionar una deshidratación severa y con ello hasta la muerte, por ello debe identificarse de forma inmediata.

Frente al aumento de la temperatura, se recomienda tomar medidas para prevenir el golpe de calor especialmente entre lactantes, niños y ancianos, los más vulnerables frente a este cuadro que, en casos extremos, puede provocar desvanecimientos y pérdida de conciencia.

Dada su menor capacidad para regular la temperatura corporal, tanto los niños menores de 5 años como los adultos mayores son los más propensos a sufrirlo. La pérdida de líquido que se produce a través de la transpiración y la orina se acentúa cuando hace calor y, tanto los chicos como los ancianos, no lo compensan con una mayor ingesta de bebidas porque suelen no percibir la sed. Por lo tanto, hay que ofrecerles líquido permanentemente para no caer en un desequilibrio que puede resultar peligroso.

Entre los principales signos de alarma que preanuncian el cuadro, los calambres musculares en brazos, piernas y abdomen además de agotamiento, aturdimiento e insomnio.

Lo ideal es que con las temperaturas altas tanto los chicos como los adultos mayores permanezcan en lugares frescos, sin exposición al sol en horas pico (desde las 10 hasta las 16) y  que eviten las actividades que demanden esfuerzo físico. En caso de tener que permanecer al aire libre, habrá que buscar la sombra, colocarse protector solar, utilizar ropa clara y liviana y beber jugos o agua en forma frecuente.