Dolor de rodilla

Síntomas


Hinchazón, dolor, dificultad para caminar –


El dolor de rodilla es una enfermedad muy frecuente que se puede dar en personas jóvenes o adultos como consecuencia del exceso de uso, lesión de algunos de los componentes de la rodilla por actividad física mal realizada ya sea por falta de precalentamiento, esfuerzo extremo o inadecuado. En personas mayores por problemas de artrosis, exceso de peso, etc.

Las causas simples de dolor de rodilla a menudo se resuelven espontáneamente con cuidados personales

Los síntomas son:

– Dolor de rodilla al caminar, correr o subir o bajar escaleras.

– Pueden haber hinchazón o renguera.

– Dolor palpatorio de la rodilla.

Las causas de dolor de rodilla pueden ser:

– Artrosis: frecuente en el adulto mayor

– Bursitis: inflamación de las bolsas de lubricación de la articulación por causa de presión repetitiva sobre la rodilla como arrodillarse por períodos prolongados.

– Tendinitis: por inflamación de los tendones que se insertan en la rodilla.

– Artritis: por enfermedades como artritis reumatoidea, gota, etc.

– Quiste de Baker: una hinchazón llena de líquido localizada detrás de la rodilla que puede acompañar a una inflamación por otras causas, como artritis.

– Infección en la articulación de la rodilla.

– Ruptura de meñisco que puede ocasionar dolor en la parte interior o exterior de la articulación de la rodilla.

– Ruptura de ligamentos (ruptura del LCA) que lleva a que se presente dolor e inestabilidad de la rodilla.

– Esguince o distensión de la rodilla que ocasionan lesiones menores en los ligamentos causados por torceduras.

– Enfermedad de Osgood Schlatter (poco frecuente).

– Tumor óseo de rodilla (poco frecuente)

Conducta a seguir:

– Reposo absoluto cuando el dolor es intenso.

– Descansar y evitar actividades que empeoren el dolor, especialmente actividades que impliquen soporte de peso.

– En caso de hinchazón aplicar hielo 15 minutos 4 o 5 veces al día y mantener la rodilla elevada para reducir la inflamación.

– Inmovilizar la rodilla mediante un vendaje o férula.

– Uso de analgésicos previa consulta al médico como ibuprofeno 400mg cada 6 u 8 horas o diclofenac 75 mg cada 12 horas.

– Consultar con el médico que hará su diagnóstico luego de un interrogatorio, un examen físico y exámenes de diagnóstico (extracción y análisis de líquido de la rodilla, radiografía y resonancia magnética)

El tratamiento se basa en:

– Analgésicos y fisioquinesioterapia

– En caso de distensión menor de ligamentos se cura con cuidados caseros y los ligamentos rotos se pueden recuperar con el uso de dispositivos ortopédicos o según el caso se recurre a cirugia (artroscopia) al igual que en los casos de ruptura de meñisco.

– En el caso de los problemas de ligamentos y meniscos la recuperación es lenta y es probable que se requiera el uso de muletas y fisioterapia.

– Aumentar el nivel de actividad lentamente con el tiempo. Por ejemplo se recomienda.

– Hacer siempre calentamiento antes de realizar deportes o ejercicio.