Decaimiento

Síntomas


Cansancio, fatiga –


El cansancio puede ser físico o intelectual o una combinación de ambos, siendo de características normales cuando es producto de un esfuerzo desacostumbrado, es decir, el agotamiento es una respuesta normal tras un esfuerzo físico, tensión emocional, o carencia de sueño. También suele presentarse situaciones normales de la vida por causa de aburrimiento, infelicidad, desilusión, carencia de sueño, o trabajo excesivo.

El decaimiento se considera que puede ser por enfermedad cuando el agotamiento se presenta sin causa conocida que lo justifique que apareciendo por ejemplo después de un comienzo del día normal, y en el que la persona se encuentra agotada antes de lo habitual es allí cuando se debe tomar como un síntoma que debe ser estudiado.

Las causas son muy variadas por ejemplo:

Anemia
Cáncer
Diabetes

Depresión

Hipotiroidismo
Infecciones crónicas bacterianas

Infecciones por virus (mononucleosis, hepatitis)

Insomnio

Insuficiencia cardiaca congestiva

Lupus Eritematoso Sistémico

Medicamentos (antialérgicos, ansiolíticos, etc…)

SIDA
Tuberculosis

Conducta a seguir:

Evaluar el tipo de vida que estamos llevando y si estamos sobreexigiendo a nuestro cuerpo y a nuestra mente evaluando las causas normales de cansancio como son el esfuerzo físico, la tensión emocional, o la carencia de sueño. Es decir hacer ejercicio adecuado a cada persona, evitar las causas de la tensión o del estrés, mejorar los ritmos de sueño, etc…
Poner atención a la medicación que estamos usando puede ser una causa.

El uso de vitaminas constituye una terapia complementaria de apoyo pero lo más importante es corregir las causas que dan origen al decaimiento. No obstante, la concurrencia al médico es fundamental porque si bien el origen del agotamiento puede ser por esfuerzo pueden estar encubriendo el comienzo de enfermedades alguna de ellas de jerarquía.

Lo que debe llamar la atención es la prolongación del decaimiento a través del tiempo, es decir, semanas incluso meses, no el agotamiento de unos días o una semana o poco más que puede corresponder con alguna infección respiratoria o gastrointestinal con pocos síntomas o por estrés.

Hay que prestar atención a los síntomas asociados para referirlos al médico quien mediante una historia clínica y una exploración física, laboratorio, etc podrá hacer su diagnóstico, ya sea de depresión, de anemia (y determinar la causa) hipotiroidismo, etc.