Cáncer renal

Síntomas


Sangre en la orina, pérdida de peso, dolor de cintura, fiebre recurrente –


 Son tumores poco frecuentes en relación a otros tumores de nuestro cuerpo. Pueden presentarse a cualquier edad pero su máxima frecuencia se da entre los 50 y 60 años.

Los factores que favorecen el riesgo de contraer cáncer de riñón son:

– Exposición prolongada sustancias químicas como: cigarrillos, cadmio, amianto y vapores de petróleo (ligada a procesos ligado al refinamiento del petróleo).

– Antecedentes familiares de cáncer de riñón.

– Dieta alta en grasa.

– Obesidad.

– Diálisis a largo plazo (pueden desarrollar quistes renales que pueden ser causas de cáncer de riñón).

Los síntomas más frecuentes son: (cabe destacar que la forma de presentación puede ser muy diferente de un paciente a otro)

– Sangre en la orina (es el síntoma más común).

– Pérdida de peso rápida e inexplicable.

– Dolor en la parte baja de la espalda.

– Pérdida del apetito.

– Hinchazón de los tobillos y las piernas.

– Tumoración en el abdomen.

– Cansancio, fatiga.

– Fiebre recurrente sin ningún otro síntoma.

– Hipertensión arterial o anemia (poco frecuente).

Conducta a seguir

– Consulta  lo  antes  posible  con  el  médico  ante  los  síntomas  mencionados  anteriormente . El profesional hará su diagnóstico mediante un interrogatorio, examen físico y los estudios complementarios hará su diagnóstico que pueden incluir los siguientes:

Exámenes de laboratorio de sangre y orina.

Urografía intravenosa: Se trata de una serie de radiografías de los riñones, uréteres y vejiga después de inyectar un medio de contraste en la vena para detectar tumores, anomalías, cáculos en los riñones o cualquier obstrucción y para evaluar el flujo sanguíneo renal.

Angiografía renal (llamada también arteriografía). Consiste en una serie de rayos X de los vasos sanguíneos renales después de inyectar un medio de contraste a través de un catéter colocado en los vasos sanguíneos renales para detectar cualquier señal de obstrucción o anomalías que afecten al suministro de sangre a los riñones.

Con respecto al tratamiento dependerá de la edad, del tiempo de evolución del cáncer y del estado general de su salud del paciente, y puede consistir en cirugía, radioterapia o quimioterapia.