Asma (broncoespasmo)

Síntomas: Falta de aire, silbidos o sibilancias al respirar

El asma es una enfermedad respiratoria que se caracteriza por una hiperactividad del árbol bronquial (broncoconstricción), es decir, se achican o afinan los bronquios provocando una disminución de la oxigenación y de la entrada de aire en los pulmones escuchando el silbido característico al respirar. El asma se relaciona con una alergia de las vías aéreas, las cuales se achican reversiblemente por contraerse la musculatura de los bronquios o por ensanchamiento de su mucosa al inflamarse como consecuencia de factores desencadenantes como la exposición al frío, humedad, sustancias que provocan alergias, el ejercicio o por estrés.

En cambio una persona que padece asma tienen una propensión a que se les inflamen las paredes internas de sus vías respiratorias impidiéndole espirar.

Los síntomas de asma son :

– Dificultad para respirar (disnea).

– Silbidos al respirar (sibilancias)

– Presencia de espasmos bronquiales (broncoespasmo), habitualmente acompañados de tos.

– Secreciones mucosas.

Causas que favorecen la aparición de los síntomas:

– Antecedentes de familiares asmáticos.

– Infecciones respiratorias como gripe, bronquitis, etc.

. Sustancias Alergénicas: polen, lana, polvo, etc.

– Sustancias Irritantes: Humo de cigarro, los cosméticos, las soluciones limpiadoras y los perfumes; los olores fuertes de los vapores de la nafta, lavandina concentrada, la pintura húmeda, etc.

– Cambios climáticos: el frío o el aire seco a veces desencadena síntomas de asma en algunas personas, lo que también ocurre con el calor o la humedad extremos.

– El ejercicio o esfuerzo

– Estrés.

Conducta a seguir:

– Reposo evitando hacer esfuerzos que aumenten la dificultad respiratoria

– Consulta con el médico el cual en los casos leves una vez diagnosticada la enfermedad en los casos leves probablemente indique nebulizaciones con 8 o 10 gotas salbutamol (broncodilatador) más 2 cc de suero fisiológico cada 6 a 8 horas y el caso de mayor falta de aire puede que aplique dexametasona intramuscular o en los casos más graves se hace necesario nebulizaciones con broncodilatadores, oxigeno y uso de corticoides endovenosos.

Diagnóstico de asma

– El médico realiza una historia clínica, preguntado los síntomas que presenta y los antecedentes familiares.

– Examen físico: donde se auscultan los silbidos que emiten los bronquios que incluso se pueden escuchar cuando el paciente respira con la boca abierta.

Exámenes complementarios:

Espirometría y la medición del flujo espiratorio máximo, esta consiste en soplar aire dentro de unos aparatos que permiten medir el funcionamiento de los pulmones.

Pruebas de alergia o pruebas especiales de ejercicio (llamadas pruebas de esfuerzo) para determinar si los síntomas se desencadenan ante la actividad física.


Tratamiento

Consiste en controlar y se pueden prevenir las crisis a través de una combinación de fármacos y cambios ambientales. Es por que se usan broncodilatadores, antihistamínicos, corticoides, gimnasia respiratoria, inmunoterapia especifica, etc.

Prevención del asma

– NO FUMAR o estar en ambientes cerrados libres del humo del cigarrillo

– Mantener la casa con objetos con alergenos tales peluches, alfombras, aerosoles, pelos de animales domésticos, etc.

– Realizar ejercicio bajo las indicaciones del médico.

– Seguir las indicaciones y tratamientos médicos evitando abandonarlos.

– Poner atención para el reconocimiento de los factores desencadenantes y los síntomas.