Artrosis

Síntomas: Dolor de rodilla, cadera, cuello, cintura etc, con disminución de la movilidad en personas mayores de 50 años.

La artrosis es una enfermedad muy frecuente entre las personas de edad avanzada generalmente de 50 años en adelante, producida por el desgaste del cartílago de las articulaciones.

Los factores de riesgo son:

– Edad: la edad de aparición es cerca de los 50 años pero puede aparecer antes.

– Herencia, por ejemplo la artrosis de los dedos que ocurre en algunas familias provocando dolor rigidez y deformación, o tener padre, madre, o abuelos con artrosis o dolor de alguna articulación que a veces no han sido estudiadas.

– Obesidad: o el exceso de peso sobrecarga la cadera y rodillas y puede determinar la aparición más temprana por mayor exigencia de dichas articulaciones.

– Actividad laboral: los trabajos que implican arrodillarse o que exijan una determinada articulación con el tiempo favorecen el desarrollo de artrosis.

Las articulaciones más afectadas son rodilla, cadera, mano y columna cervical (cuello), dorsal (espalda) y lumbar.

Los síntomas habituales son:

– Dolor de comienzo lento a nivel de la articulación con artrosis ya sea rodilla, cadera, cintura, cuello, etc. Al principio se hace notar a partir de hacer ejercicio o un realizar un esfuerzo físico.

– Disminución del movimiento en la articulación afectada provocando rigidez avanzada la enfermedad.

– Hinchazón.

– Dolor de cuello solo o acompañado con dolor y/o adormecimiento que se corre al brazo al brazo en caso de artrosis de la columna cervical.

– Dolor de lumbar o de cintura solo o acompañado con dolor y/o adormecimiento que se corre a la pierna en caso de artrosis de la columna lumbar.

– Dificultad para caminar en los casos de artrosis de cadera o rodilla.

Conducta a seguir:

– Evitar el exceso de peso.

– Hacer actividad física moderada sobretodo ante el paso del tiempo.

– Ante los primeros síntomas de dolor de alguna articulación consultar con el médico que mediante el interrogatorio, examen físico y unas simple radiografías podrá hacer su diagnóstico.

Artrosis

El tratamiento de la artrosis se basa en:

– Disminuir la actividad física a lo justo y necesario en la medida que el dolor aumenta.

– Analgésicos-antiinflamaatorios para calmar el dolor y reducir la inflamación como ibuprofeno 400 mg cada 8 o 12 hs o diclofenac 75mg cada 12 o 24 hs incluso se puede asociar con paracetamol 500 mg ( 500mg cada 6 u 8 hs o 1 gr es decir, 2 comprimidos de 500 mg cada 12 horas). Existen otros analgésicos como naproxeno 220 mg cada 12 o 24 hs o piroxican 10 mg cada 12 o 24 hs. Este tipo de tratamiento se recomienda cuando hay un dolor que lo justifique, es decir, tomarlos solo cuando es necesario porque de hecho el consumo de analgésicos en forma prolongada puede provocar gastritis, etc y se hace necesario en personas predispuesta la administración conjunta de un protector gástrico como ranitidina 150 a 300 mg día o por ejemplo omeprazol 20 mg día en ayunas por la mañana.

– Uso de rodilleras en artrosis de rodilla cuando el dolor aumenta.

– En los casos muy avanzados de artrosis de rodilla o cadera es útil el uso de bastón.

– Actualmente son muy usados los medicamentos tales como condroitín sulfato, glucosamina y diacereina que mejoran las propiedades elásticas y mecánicas del cartílago de las articulaciones.

Condroitin sulfato: la dosis es de 2 cápsulas de 400 mg que pueden tomarse juntas una vez al día como mínimo durante 3 meses.

: la dosis es de 2 cápsulas de 400 mg que pueden tomarse juntas una vez al día como mínimo durante 3 meses.

Glucosamina: se administra antes de las comidas un sobre de 1,5 g por día durante 1 a 3 meses, diluido en medio vaso de agua. Se puede repetir el tratamiento con intervalo de descanso de 2 meses.

Prevención de artrosis

La artrosis es una enfermedad que afecta a las articulaciones y a los huesos, consistente en un desgaste del cartílago protector, generando con el transcurso de los años, dolor y signos de inflamación en diferentes articulaciones.

¿Entonces, como prevenir artrosis?

Es recomendable llevar una dieta sana y equilibrada, realizar ejercicio físico moderado (acorde con la edad y el estado físico de la persona) y evitar la obesidad. También es necesario limitar los esfuerzos físicos intensos, tales como cargar objetos pesados o desempeñar actividades laborales que exijan un esfuerzo físico intenso. Los deportes de contacto, como el fútbol o el rugby, no se recomiendan a aquellas personas con artrosis. Estas prácticas deportivas son, frecuentemente, uno de los factores que desencadenan la enfermedad. De hecho, muchos futbolistas padecen artrosis de rodilla debido a que sufren daños en una articulación de la rodilla, el menisco.

En caso de padecer ya la enfermedad, se deben evitar los movimientos que producen dolor, ya sea utilizando preferentemente otras articulaciones o limitando el uso de las enfermas. Sin embargo, esto no quiere decir que se deba tender a la situación de inmovilidad de estas últimas. Hacer ejercicio con las articulaciones enfermas es fundamental tanto para mantener la movilidad como para fortalecer los músculos y así evitar que la articulación quede fláccida. Este ejercicio debe ser suave y que no provoque dolor. Si es excesivo, ya sea en tiempo, esfuerzo o intensidad, siempre será perjudicial. El uso de bastones o muletas y reducir el esfuerzo de las articulaciones enfermas, es una forma de evitar el dolor y la degeneración de la enfermedad.

Una ducha caliente con chorro a presión en las articulaciones enfermas puede ser muy recomendable.

La alimentación consistirá en consumir cereales integrales (arroz, avena, trigo) frutas, hortalizas, verduras, clara de huevo, miel, frutos secos, semillas, sojas y derivados, legumbres, pan integral, ajo, sal marina, leches vegetales: soja, almendras, arroz, avena, especias, lácteos naturales, algas. No se deben consumir proteínas en exceso por la formación del ácido úrico (carne, pescado, huevo, lácteos y derivados).

Evitar lácteos de larga conservación, alcohol, café, bebidas con gas, tabaco, mariscos, vísceras, embutidos, carnes, quesos en exceso, azúcar blanca, arroz blanco o descascarillado o harina blanca.

Las vitaminas y minerales son importantes para el fortalecimiento y remineralización de los huesos. A continuacióon te nombraremos algunos de ellos:

Vitaminas

Vitamina A: Coles, zanahorias, nabos, patatas, perejil, calabaza, albaricoques, melones, algas, hígado pescado y vaca, yema de huevos lácteos.Vitamina D: Incrementa la absorción intestinal del calcio y el fósforo, aumenta la calcificación porque favorece los depésitos de fosfato cálcico. Esta en los pescados azules (salmón, aceite de hígado de bacalao). Para que el propio organismo sintetice esta vitamina es necesario tomar media hora de sol al día y mejor en traje de baño, sin cristales de por medio.

Vitamina F: Se encuentra en pescados azules, hojas verdes de los vegetales (acelgas, espinacas, lechuga, apio, etc), aceites vegetales en general, aceites de onagra, semillas de lino.

Vitamina B 2 (o riboflavina): En levadura de cerveza, germen de los cereales, arroz integral, hortalizas verdes, frutas.

En levadura de cerveza, germen de los cereales, arroz integral, hortalizas verdes, frutas.

Vitamina C: Está en todas las frutas y verduras, especialmente si están crudas: coliflor, col de Bruselas, naranjas, limón, pomelos, espinacas, cereza, piña, bananas, melón, fresa, pimiento rojo y verde, tomate. Es importante saber que esta vitamina se muere pasada una hora de haber exprimido el jugo por lo que debe consumirse nada más hacerse: Coles, zanahorias, nabos, patatas, perejil, calabaza, albaricoques, melones, algas, hígado pescado y vaca, yema de huevos lácteos.: Incrementa la absorción intestinal del calcio y el fósforo, aumenta la calcificación porque favorece los depósitos de fosfato cálcico. Está en los pescados azules (salmón, aceite de hígado de bacalao). Para que el propio organismo sintetice esta vitamina es necesario tomar media hora de sol al día y mejor en traje de baño, sin cristales de por medio.: Se encuentra en pescados azules, hojas verdes de los vegetales (acelgas, espinacas, lechuga, apio, etc), aceites vegetales en general, aceites de onagro, semillas de lino. En levadura de cerveza, germen de los cereales, arroz integral, hortalizas verdes, frutas. Está en todas las frutas y verduras, especialmente si están crudas: coliflor, col de Bruselas, naranjas, limón, pomelos, espinacas, cereza, piña, bananas, melón, fresa, pimiento rojo y verde, tomate. Es importante saber que esta vitamina se muere pasada una hora de haber exprimido el jugo por lo que debe consumirse nada más hacerse.

Minerales

Magnesio: Su carencia origina la descalcificacián del esqueleto, la artrosis, también la fragilidad de uñas y pelos, asma, alergias, picores, hipertensión, cansancio, problemas de corazón. Sin el magnesio no se puede absorber el calcio pues van unidos. Se encuentra en la soja, nueces, almendras, albaricoques, cereales integrales, sal marina pura (sin aditivo), cacao, limón, legumbres. En el caso de que exista mucha descalcificación se puede tomar cloruro de magnesio en polvo. Se echa una cucharada en un litro de agua, se mezcla, y de ese preparado con agua tomar cinco cucharadas soperas por la mañana y cinco cucharadas por la noche, así se puede tomar toda la vida. Fósforo: Se encuentra en cereales integrales, germen de trigo, apio, zanahoria, sésamo, almendra, nueces, uvas, pescado.

Calcio: en lácteos, pescados azules, verduras de hoja verde, soja, almendras, legumbres, sésamo, y nueces.

en lácteos, pescados azules, verduras de hoja verde, soja, almendras, legumbres, sésamo, y nueces.

Es bueno que sepan que es un típico que sólo con los lácteos se puede conseguir fortalecer el hueso, es imprescindible pero también lo son todos los demás minerales y vitaminas, el ejercicio y mantener unos hábitos saludables como son el no fumar, no tomar alcohol o café y además intentar de alimentarse con productos integrales.

Realización de ejercicios

Es importante hacerlo de forma regular, a diario, porque previene la rigidez y favorece la remineralización al aumentar la circulación sanguínea en el hueso (los nutrientes llegan al hueso a traves de la sangre).

Son recomendables los ejercicios de estiramiento, por ejemplo el yoga. Practicarlos 15 minutos al día.

Si pasas mucho tiempo sentado, levántate cada treinta minutos y da unas vueltas por la casa o por la calle. Es bueno un paseo de al menos media hora por día.

La natación es tambión muy aconsejable porque descarga las articulaciones.

Andar en bicicleta evita el anquilosamiento de las articulaciones del pie, rodilla y cadera.