Angina

Síntomas: Dolor de garganta, fiebre

Si solo tienes dolor de garganta al tragar y no está asociado a fiebre o se acompaña de poca fiebre (menor a 38ºC) con leve decaimiento y es de un par de días de evolución puede corresponder a una angina viral.

 Conducta a seguir

  • Reposo si tienes fiebre, el que no ha tenido fiebre y se encuentra bien no realizar actividades de esfuerzo,
  • Estar atentos a la aparición de nuevos síntomas.

Y desde ya consulta con tu médico el cual de constatar una angina roja te indicará analgésicos/antifebriles vía oral como ibuprofeno 400 mg cada 6 a 8 horas o paracetamol 500 mg cada 6 a 8 horas según tu dolor o fiebre.

Además si hay mucho dolor puede que te agregue a lo anterior un tratamiento local con: caramelos con anestésicos, colutorios ( es un liquido que contiene bencidamina para hacer buches) o spray que cumplen la misma funcion.

Es importante la observación de la garganta para detectar la presencia de placas blanquecinas (que se ve como una secreción blanca que se instala sobre una garganta muy roja y generalmente se acompaña de fiebre muy alta) en ese caso tu médico te indicará antibioticos según su criterio como azitromicina 500 mg cada 24 horas por 5 o 6 días o una medicación que es una asociación de amoxicilina y ácido clavulánico que se administra cada 8 horas o 12 horas según la presentación del antibiotico sea duo (cada 12 horas) o no, en este caso el tratamiento se extenderá por 7 a 10 días.

En general las anginas rojas (sin placas blanquesinas) son provocadas por virus y se tratan solo con analgésicos pero existe un tipo de angina roja que habitualmente te acompaña de temperatura elevada y que es de origen bacteriano y requiere el uso de antibióticos que pueden ser los mencionados anteriormente, es por ello que una simple angina (Faringoamigdalitis) debe ser diagnosticada y tratada por un médico.

En caso de que tu dolor de garganta no sea de días de evolución sino de un tiempo puede que tengas una faringitis crónica, siendo la conducta a seguir evitar los cambios bruscos de temperatura, comidas irritantes o muy condimentadas, no tomar bebidas muy frías, no fumar y consulta con un especialista (otorrinolaringólogo) debido a que hay otras causas de dolor de garganta que son menos frecuentes y que pueden ser graves y el tratamiento a tiempo es muy importante.