Que debemos saber cuando decidimos hacernos un tatuaje y realizarlo sin sorpresas teniendo conocimiento de los riesgos que debemos prevenir.

– Por empezar es necesario estar vacunados contra el tétanos y la hepatitis B.

– Otro punto es saber si somos alérgicos a alguna de las tintas que se usan, y ello se comprueba mediante la colocación de un punto de tinta para ver la reacción y si después de dos o tres semanas no hay alergia, adelante con el tatoo.

– Buscar un profesional responsable, que inspire confianza y nos informe sobre su forma de trabajo, los materiales que usa (tintas con envase de uso único y nos diga cuales son sus componentes), las posibles contraindicaciones y las medidas higiénicas que realiza (esterilización del instrumental y el uso de material descartable y de guantes en todo momento). Asimismo, debemos buscar un lugar habilitado que cumpla con las condiciones adecuadas.

– En la elección del lugar de tatuaje tener en cuenta que hay zonas dolorosas como la parte interna de los muslos (entrepierna), axilas o las zonas que están cerca de los huesos como la parte anterior de la pierna (sobre la tibia). Además tener en cuenta que en determinadas áreas del cuerpos el tatuaje se puede deformar con el tiempo por aumento de peso como en el abdomen o espalda o en las zonas de pliegues como codos o rodillas.

– Con respecto al cuidado previo al tatuaje, no es conveniente el consumo de aspirinas una semana antes del tatuaje para evitar fragilidad capilar que favorezca el sangrado durante el procedimiento y tampoco es conveniente el tomar alcohol el día anterior.

– El cuidado posterior del tatuaje tiene que con: la no exposición de la zona al sol, durante la semana después y luego usar protección al menos con factor 30, cubrir el tatuaje con un vendaje de plástico 3 horas después de su realización, los días siguientes lavar con agua y jabón, secando con una gasa en forma suave y colocando una crema con antibiótico, 3 veces al día por 10 días y se recomienda seguir por un tiempo más con una crema hidratante.

Otros cuidados: la primera semana no bañarse en el mar ni en una pileta y en caso de una reacción como dolor, sangrado, pus, etc consultar de inmediato con el médico.