La mejor manera de permanecer saludable durante un viaje es prepararse antes de partir y tomar las medidas preventivas apropiadas mientras se está viajando. Diferentes lugares del mundo tienen enfermedades diferentes y requieren precauciones diferentes.

Los factores que contribuyen a estas diferencias abarcan:

– El clima local

– Los insectos y parásitos del lugar.

– Las condiciones sanitarias

Consulte con su médico 30 a 45 días antes de viajar porque es posible que usted necesite una serie de vacunas previas al viaje, ya que algunas ellas necesitan tiempo para hacerse eficaces. Dependiendo del destino, algunas veces se recomienda actualizar o “reforzar” las vacunas de rutina. Entre los ejemplos de vacunas de rutina están: Difteria Sarampión, paperas, rubeola (vacuna triple viral), Polio y Tétanos. Es posible que también necesite otras vacunas para enfermedades que normalmente no se encuentran en América del Norte. Entre los ejemplos de vacunas recomendadas están: Hepatitis A Hepatitis B Antimeningocóccica Antitifoidea Ciertos países han exigido vacunas y es posible que se necesite comprobación de dichas vacunas al ingresar a ellos. La vacuna contra la fiebre amarilla se exige para entrar a varios países del áfrica Subsahariana y áfrica central y los países de Suramérica. La vacuna antimeningocóccica se exige para ingresar a Arabia Saudita para la peregrinación de Hajj. . Entre las personas que pueden tener exigencias de vacunas diferentes están: Los niños Los ancianos Las personas con sistemas inmunitarios debilitados o VIH Las mujeres embarazadas o lactantes es recomendable control con el médico.

Para obtener una lista completa de los requisitos por países, verifique en las páginas web de los CDC o la OMS

Las mejores fuentes para obtener información sobre viajes son:

– Los Centros para el Control y Prevención Enfermedades: www.cdc.gov/travel

– La Organización Mundial de la Salud (OMS): www.who.int/en

PREVENCION DE LA MALARIA

La malaria es un parásito de la sangre transmitido a las personas por la picadura de ciertos mosquitos. La enfermedad es un riesgo principalmente en los climas tropicales y subtropicales. Si viaja a una región donde la malaria es común, tal vez necesite tomar medicamentos que prevengan la enfermedad antes de viajar, durante el viaje y por un período corto después de regresar. La efectividad de estos medicamentos puede variar y posiblemente usted necesite tomar precauciones adicionales contra los insectos.

PRECAUCIONES CONTRA LOS INSECTOS

Los mosquitos y otros insectos pueden transmitir la malaria y muchas otras infecciones a las personas. Para protegerse, utilice repelente contra insectos que contenga DEET o picaridina siempre que está al aire libre.

PRECAUCIONES CON EL AGUA Y LOS ALIMENTOS

Es posible adquirir muchas infecciones al comer o beber agua o alimentos contaminados. Los alimentos crudos o mal cocidos ofrecen un riesgo considerable de infección.

Evite lo siguiente:

– Alimentos cocidos que se han dejado enfriar (como los de las ventas callejeras)

– Frutas que no han sido lavadas con agua limpia y luego peladas

– Verduras crudas y ensaladas

– Productos lácteos sin pasteurizar como la leche o el queso

– El agua de grifo que no ha sido tratada con suficiente cloro o que proviene de áreas con mala higiene puede llevar a infección. Sólo beba los siguientes líquidos como bebidas enlatadas o embotelladas sin abrir (agua, jugo, agua mineral carbonatada, gaseosas) o bebidas preparadas con agua hervida, como el té y el café. No use hielo en las bebidas. El agua local se puede purificar hirviéndola o tratándola con ciertos equipos químicos o filtros de agua.

OTRAS PRECAUCIONES

– Limpie con frecuencia las manos usando jabón y agua o un limpiador a base de alcohol para ayudar a prevenir una infección.

– Evite pararse o nadar en ríos, arroyos o lagos de agua dulce que están contaminados con aguas residuales o excrementos de animales porque éstos pueden llevar a una infección. Por lo general, nadar en piscinas tratadas con cloro es seguro.

– Practique relaciones sexuales con precaución y use condones para prevenir las enfermedades de transmisión sexual.

PRONOSTICO

La mayoría de las infecciones adquiridas al viajar son menores, pero en casos raros, pueden ser graves o incluso mortales.

CUANDO CONTACTAR A UN PROFESIONAL MEDICO

La diarrea del viajero es la infección más común que se adquiere al viajar y, algunas veces, se puede tratar con reposo y líquidos. Si la diarrea continúa o usted presenta fiebre alta o deshidratación, busque atención médica de inmediato. Igualmente, si le diera fiebre mientras está viajando, póngase en contacto con el médico al regreso a su lugar de origen.